El bíceps es el músculo del brazo cuyos tendones se insertan en el hombro.

Tiene 2 tendones en el hombro: uno largo, que es el que más frecuentemente se desgarra y uno cortó. El bíceps es un músculo muy fuerte que ayuda a rotar el brazo, levantar objetos y girar el codo.

Los desgarros del bíceps se encuentran relacionados con lesiones del hombro y del codo.

Los tendones del bíceps conectan el músculo del bíceps con los huesos del codo y del hombro. Si alguna de estas porciones del músculo se desgarra, debido a una caída, una lesión deportiva o por uso excesivo; el mover la parte superior del brazo puede ser doloroso y se puede perder fuerza en esa misma zona.

La mayoría de desgarros del tendón del bíceps ocurren por tensión y desgaste continuo.

Es común en entrenamiento de levantamiento de pesas y de estiramiento; y suele empezar con una pequeña lesión  del tendón. Esta lesión puede agrandarse hasta desgarrar el tendón completamente.

Existen algunas variedades de desgarro del bíceps. Un desgarro parcial es aquel que no arranca completamente al tendón. Los desgarros pueden ser proximales, cuando ocurren en el hombro; o distales, cuando lo hacen cerca del codo.

Desgarro Proximal del Tendón del Bíceps:

El desgarro proximal del tendón del bíceps es la ruptura del mismo a nivel de su entrada en la articulación del hombro, la cual es la zona donde más comúnmente se lesiona, y es más frecuente en personas de 60 años de edad en adelante. El tendón del bíceps es susceptible de desgarrarse en esta zona por factores anatómicos propios de los seres humanos.

Esta lesión se asocia frecuentemente a ruptura del manguito rotador. En algunos casos causa síntomas mínimos y puede resolverse por sí solo. En otros casos, ocasiona una lesión deformante conocida como deformidad  de Popeye, la solución quirúrgica puede ser útil para aquellos pacientes que persisten con calambres, debilidad o  deformidad extrema  que pudieran presentarse en este tipo de lesión.

Desgarro Distal del Tendón del Bíceps:

El desgarro distal del tendón del bíceps es una lesión que ocurre a nivel de la articulación del codo y es común en hombres de mediana edad. Usualmente es causado por el levantamiento de mucho peso o es parte de lesiones deportivas. La mayoría de pacientes que sufren este tipo de lesión necesitará una cirugía.

Sintomatología de la Lesión del Tendón del Bíceps

Un síntoma común de desgarro del tendón del bíceps es el dolor agudo, súbito de la parte superior del brazo, que a veces se acompaña de un sonido de crujido o estallido. Dolor, hematomas sobre la piel y sensibilidad en la parte superior del brazo son comunes. Además, puede presentarse dificultad para llevar la palma de la mano hacia arriba o hacia abajo.

Tratamiento de la Lesión del Bíceps

Debido a que el bíceps tiene dos porciones, muchas personas pueden seguir usando normalmente su bíceps aun cuando la porción larga esté completamente desgarrada o se haya dañado severamente. En este caso, se necesitará únicamente tratamiento para aliviar los síntomas.

Tratamiento No Quirúrgico

El tratamiento clínico del desgarro del bíceps consiste en reposo y en evitar la actividad que lo causó, por ejemplo el levantar peso. Además se puede aplicar hielo en la zona afectada y tomar anti-inflamatorios para aliviar el dolor. Todo esto se complementará con ejercicios para recuperar fuerza y flexibilidad.

Tratamiento Quirúrgico

Una alternativa quirúrgica para tratar la lesión del tendón del bíceps es la cirugía artroscópica, que consiste en reinsertar al tendón en el hueso a través de pequeñas incisiones, la porción larga del bíceps es reinsertada a la parte superior del hueso del brazo, húmero proximal, por aproximación subpectoral, es decir profunda al músculo pectoral de la pared torácica, usando un pequeño tornillo y sutura. Este tipo de cirugía devuelve al brazo función y fuerza normales, la cicatriz se pierde en la axila y la apariencia del músculo vuelve a ser la de antes.

Cuando la lesión del tendón del bíceps ocurre a nivel del codo, se hace una pequeña incisión en el antebrazo y se reinserta el tendón arrancado al radio, un hueso del antebrazo, usando sutura y un pequeño dispositivo de fijación. Luego de 3 o 4 meses se puede esperar una recuperación completa.

Tendinitis del Bíceps

La tendinitis del bíceps es una inflamación de este músculo que ocasiona dolor del hombro; Suele ocurrir en atletas que realizan actividades repetitivas sobre el nivel de la cabeza, como tenis, básquet, natación y levantamiento de pesas. También sucede en personas activas a medida que envejecen y su hombro se desgasta.

La tendinitis del bíceps puede ocurrir por uso excesivo del hombro al realizar repetidamente movimientos de rotación o elevación. Esta patología comúnmente ocasiona dolor y debilidad persistentes. La lesión de la cabeza larga usualmente se relaciona con otros problemas del  hombro como ruptura del manguito rotador, artritis y artrosis de las articulaciones del hombro, impactos en el hombro e inestabilidad del hombro. En estos casos la porción larga del bíceps puede presentar inflamación, daño, inestabilidad, desgarro parcial o total a nivel de su tendón.

Síntomas de la Tendinitis del Bíceps

La tendinitis del bíceps suele ocasionar dolor constante o intermitente del hombro o de la parte anterior del hombro. Con frecuencia este dolor se irradia hacia la parte anterior del brazo, al bíceps y empeora al levantar el brazo sobre el nivel de la cabeza o estirarse para alcanzar objetos. Muchos pacientes experimentan un sonido de crujido o chasquido y una sensación de ruptura o estallido en el hombro. Esto sucede cuando el tendón del bíceps queda inestable y entra y sale de la corredera bicipital, una pequeña ranura en la parte superior del húmero, el hueso del brazo, para que pase el tendón del bíceps.

Tratamiento de la Tendinitis del Bíceps

Usualmente, la tendinitis del bíceps se puede tratar con reposo y modificación de las actividades. Si se deja sin tratamiento o si empeora, la porción larga del bíceps puede quedarse dolorosa, inestable, o puede desgarrarse. Cuando el tendón del bíceps no se desliza adecuadamente por la corredera bicipital puede ocurrir una lesión labial o tipo slap.En este caso, puede ser necesaria una cirugía.

Tratamiento No Quirúrgico

En muchos casos, la tendinitis del bíceps se puede tratar sin necesidad de cirugía y es la forma preferida de hacerlo. En inicio, el reposo del hombro y el cese total de todas las actividades que requieran mover el brazo sobre el nivel de la cabeza, pueden ser suficientes. Un cabestrillo es útil para mantener el brazo estable y en posición de reposo. El uso de hielo en lapsos de 20 minutos varias veces al día puede ayudar con el dolor y la hinchazón y puede complementarse con medicación antiinflamatoria y analgésica. Luego de cumplirse el tiempo de reposo, se iniciará fisioterapia para re establecer el rango de movilidad por medio de ejercicios de fortalecimiento y de estiramiento.

En ocasiones la aplicación de laser de alta intensidad o intervencionismo ecográfico guiado podría ser la solución.

Tratamiento Quirúrgico

En muchos casos, se requiere de una cirugía para aliviar el dolor crónico ocasionado por la tendinitis del bíceps. Además, puede ser una buena alternativa cuando esta tendinitis se asocia a una lesión del manguito rotador. El Dr. Byron Torres es especialista en el tratamiento artroscópico de estos problemas. La artroscopia consiste en realizar pequeñas incisiones alrededor del hombro e insertar una cámara y pequeños instrumentos a través de estas incisiones para alcanzar el tendón y repararlo.

Si el Dr. Torres determina durante la cirugía que la sección afectada del bíceps está muy inflamada, podría removerla y reinsertar el tendón sano que queda al húmero, el hueso de la parte superior del brazo. Este tratamiento quirúrgico se conoce como tenodesis del bíceps y es efectivo para aliviar el dolor y restablecer la función del bíceps. El Dr. Torres tiene amplia experiencia en este procedimiento, un alta tasa de éxito y una muy pequeña de complicaciones.

Algunos pacientes pueden presentar calambres o dolor persistentes a causa de la ruptura del tendón del bíceps cuando reciben tratamiento no quirúrgico o luego de la cirugía de tenotomía del bíceps. En caso de deformidad de Popeye, se puede practicar una tenodesis abierta del bíceps, en la cual el tendón desgarrado y retraído es halado hacia arriba y reinsertado en el húmero.

Todos los procedimientos quirúrgicos deben seguirse de un programa de fisioterapia de rehabilitación para recuperar el rango completo de movilidad en pocas semanas.